Explotación Minera y Forestal:

Entre el despale y la contaminación

La actividad minera en Nicaragua se encuentra orientada principalmente a la minería metálica (industrial y artesanal) y la no metálica. Al mes de enero del año 2005 se han otorgado un total de un millón trescientos treinta y cuatro mil setecientos tres hectáreas (1, 334, 703.47 ha) en concesiones mineras de exploración y explotación metálica y no metálica, lo que representa un incremento de 10.26% del territorio nacional, reflejándose un aumento de 1.40% en comparación al mes de septiembre del 2004

En cuanto a los aspectos sociales, el sector minero no ha reflejado un mejoramiento sensible en las condiciones de vida de las zonas donde están operando. Las regiones donde se registran actividades mineras se constituyen en áreas con altos niveles de pobreza extrema del país, las cuales oscilan entre el 31.8% al 37.9% de población que vive en estas condiciones. Referente a los aspectos ambientales, existen evidencias claras de empresas mineras que han incumplido las legislaciones (HEMCO, NICARAGUA, S.A., Yesera de Guadalupe, IBEROAMERICANA DE MINAS S.A., TRITON MINERA S.A.), entre las repercusiones socioambientales que éstas han generado, se mencionan la competencia y contaminación de los cuerpos de aguas, la devastación de importantes áreas de bosques, el latente desalojo de comunidades (expropiación), afectaciones a los suelos, que cada vez pierden sus capacidades productivas, entre otras.

Nicaragua un país rico en recursos naturales, y en el caso de la abundancia de bosques no es la excepción, puesto que en el año 1950 existían 7 millones de ha de cobertura vegetal; la cual se ha reducido a 5.5 millones de ha en el año 20001. A pesar de la reducción de la masa boscosa, Nicaragua posee un gran potencial forestal, puesto que de las 12 millones de hectáreas que posee el territorio nacional, 8.8 millones de hectáreas (73% del territorio nacional) poseen gran potencial para actividades forestales

En Nicaragua se pierden entre 70-80 mil ha anuales de bosques, debido al crecimiento de la frontera agrícola, la tala comercial, incendios forestales, ataques de plagas y enfermedades que merman el recurso. El enrolamiento de Nicaragua en una serie de Acuerdos Comerciales, los cuales podrían aumentar la explotación de los bosques, sobre todo que la demanda mundial ha aumentado, en un 30% desde 1970.

Fuente:
http://www.humboldt.org.ni/incidencia/mineria.htm